Longevidad

By Leave a comment
Longevidad

Preámbulo

El Arte del desplazamiento es una disciplina completa basada principalmente en acciones motrices como la carrera, el salto y la escalada con el objetivo de superar obstáculos o interactuar con ellos. Además, dentro de estas acciones se necesitan esfuerzos aparentemente opuestos pero que en realidad se complementan. La técnica de salto de brazo, que requiere cualidades como la explosividad y resistencia, robustez y ligereza es una ilustración significativa de esta complementariedad. Y en esta pluralidad grabada en el ADN del Arte del Desplazamiento, donde el riesgo de especialización es menor, es en la que veo uno de sus secretos, sin duda el primero, que explica la longevidad que podemos tener en el movimiento. El resultado es una riqueza técnica accesible a cualquiera y en la que cada cual puede encontrar algo para sí mismo.

Consecuencia directa: el Arte del Desplazamiento, tal y como nosotros lo practicamos y transmitimos es UNA DISCIPLINA INCLUSIVA

Consecuencia indirecta: enseñanza pasiva pero efectiva de LA TOLERANCIA.


Recuerdo cómo, durante años, me limité a definir el Arte del Movimiento: partir del punto A y llegar al punto B, trepar, correr o saltar y utilizar el entorno circundante. No expresé conceptos más allá de eso, no por incapacidad de formular mis ideas o por pereza, simplemente viví la práctica y la hice vivir a otros. Especialmente la profundidad y la consistencia más allá de la apariencia era algo tan evidente para mí. Lo encontraban quienes buscaban algo no expresado por sí mismo e inalcanzable desde la superficie.

En los viejos tiempos, tuve que poner subtítulos en la transmisión, representación y difusión del Arte del Desplazamiento porque sí, estaba harto de escuchar a los practicantes a tiempo parcial y a los supuestos pensadores contar o analizar lo que hacíamos a partir de frases mágicas tomadas de aquí y allá. Por ejemplo, se trata de aprovechar al máximo los recursos físicos, mentales y creativos que tenemos en las distintas etapas de la vida. Ahondar en ellos si el corazón nos lo pide. Así es como veo y promuevo el Arte del Desplazamiento. Simple, legible y accesible. Una confrontación honesta con uno mismo, rodeado de otros, con el objetivo de mejorar la percepción de las propias capacidades y, por lo tanto, de la plena conciencia.

Sin duda, la ausencia de competición ayuda a preservar la integridad física y mental del practicante y a tener una visión a largo plazo. En el Arte del Desplazamiento, un practicante se llama Yamak, en referencia a la historia Yamakasi que sentó las bases de la filosofía del Arte del Desplazamiento, y luego las corrientes que se generaron. He elegido abordar el tema de la longevidad porque mi experiencia puede ayudar a alguien que se proponga ir más allá del potencial de la juventud. Además, en torno a la longevidad puedo abordar otros temas estrechamente relacionados.

He decidido empezar por la lesión porque es el primer contraste que nos viene a la mente cuando pensamos en la longevidad. ¿Cuántas personas de 30 años dicen:

-Me gustaría hacer lo mismo, pero mis rodillas están hechas polvo.

En definitiva, si hemos sido inteligentes y hemos tenido la suerte de no multiplicar las lesiones circunstanciales, seguiremos enfrentándonos a las que nos desgastan. ¡Y sí! El paso del tiempo pone notablemente a prueba nuestro cuerpo. No creo que sea posible escapar de las lesiones y no hay ningún método que pueda evitarlas, ni siquiera perteneciendo al pueblo de las flores y las plumas. Lo mejor que podemos hacer es limitar su aparición, impacto y frecuencia.

Con la experiencia he comprendido que cada uno de nosotros tendrá que encontrar su propia forma de activarse o de pre-entrenamiento. Los ejercicios para despertarse pueden consistir en movimientos sencillos y suaves por la mañana antes de empezar la jornada laboral, por ejemplo, algo así como engrasar las bisagras. En cuanto al calentamiento, durante casi todos mis talleres, dejo al menos seis minutos para que los participantes entren en el estado mental del entrenamiento. Normalmente, una persona que lleva mucho tiempo moviéndose envía una serie de señales muy concretas para indicarse a sí misma que ha llegado el momento de entrenar y aceptar la inminente producción de esfuerzos. Yo lo he llamado ritual y cada uno tiene el suyo, cada uno tiene su manera de encender las luces para ver mejor en la oscuridad. Puede ser un simple café o unas palabras intercambiadas con un tercero. Al hacerlo, consigo una mejor atención y reactividad a las distintas ecuaciones técnicas o físicas propuestas, por lo que la posibilidad de lesión disminuye.

Además, prefiero potenciar y valorar la historia de cada persona.

He mencionado la lesión circunstancial, la resultante de un salto, una técnica o un ejercicio. Para limitar la aparición de estas lesiones, y comprometer así lo menos posible los planes de longevidad, es necesario someterse a una buena preparación física general, no dictada únicamente por la realización de movimientos específicos o por normas estéticas, sino por las necesidades generales del cuerpo. Las acciones repetidas del salto son muy exigentes para el cuerpo, como cuando se pasa del empuje al aterrizaje durante un salto, donde incluso la breve acción de extensión/compresión es bastante violenta. Además, la mayor parte del tiempo y para la inmensa mayoría de las personas que viven en las ciudades, el entorno está formado principalmente por hormigón y asfalto. Cualquier persona con un poco de sentido común no puede ignorar lo duro y agresivo que es el hormigón para el cuerpo. Sí, incluso si eres el campeón internacional de aterrizaje suave. Inevitablemente hay que pensar en preservar la integridad física y tratar de construir una armadura natural. Una misión difícil cuando al mismo tiempo se trata de desarrollar el «potencial de la juventud», donde la ventana de oportunidad ideal es especular con la fuerza máxima en construcción. Allí donde hay más formas de conquistar el mundo en ochenta segundos. A primera vista podría pensarse que se trata de dos ejes de trabajo opuestos, pero una vez más se complementan. (Protección/potencial).

Cuando uno se hace mayor, el principio es muy diferente. Después de un entrenamiento que ha consumido mucha energía, tanto física como mental, es fundamental realizar un entrenamiento reparador. Después de una sesión de pliometría o de un festival de buenos saltos, por ejemplo, haz una sesión en las barandillas para reconectar todas las partes desunidas del cuerpo. Seguiremos teniendo momentos de fuerza y gracia de forma natural, momentos de relámpago, pero cuanto más nos alejamos de la juventud, más raramente se producen. Y más cortos son. Como un tren que hace un viaje cada vez más largo antes de llegar a la estación de la superpotencia. Y está menos tiempo parado. Pero somos más conscientes de lo que hacemos y de cómo lo hacemos. Eso no significa intelectualizar y complicar cada movimiento, ejercicio o técnica. Al menos no en el momento de la acción.

Luego habla de superconciencia porque mueve un dedo tras otro… Déjate de tonterías.

Creo en la sencillez, como practicante y como entrenador. Entrenando con un mínimo de seriedad, sé escuchar a mi cuerpo y si por casualidad exagero, lo entiendo. Puedo confiar en mis instintos porque existe una conexión real entre la cabeza y el cuerpo, gracias a la práctica constante. Vivo y respiro lo que hago incluso cuando no estoy practicando, creo que es apropiado hablar del arte de vivir. Un pequeño paréntesis: con esta forma de pensar he desarrollado una aguda capacidad de observación que me permite analizar con rapidez a una persona durante una sesión de entrenamiento, para luego colocarla ante los retos adecuados, con el justo grado de resistencia.

La superación de estos retos está directamente implicada en la adquisición y establecimiento de nuestras CERTEZAS. Este es un paso vital porque aumenta la confianza que podemos tener en nosotros mismos y, por tanto, alimenta nuestra autoestima. Cualquiera que esté involucrado en la transmisión, y en cualquier especialidad, puede imaginar fácilmente los beneficios de una pedagogía así. No es necesario hacer un dibujo.

He señalado la importancia de poder capitalizar nuestros progresos, y para ello debemos limitar las interrupciones durante las fases de ASIMILACIÓN. Tómate el tiempo de confirmar y validar cada paso para no tener que volver constantemente sobre ellos. Cuando la técnica o el movimiento se vuelvan fáciles, entonces empezaremos a caminar de nuevo hacia adelante. Normalmente, para mí o cuando entreno a otros, paso de un nivel a otro cuando la SERENIDAD vuelve a gobernar la mente tras las posibles interferencias.

Muchas personas están  obsesionadas con la exigencia inmediata de la fuerza atlética sin tener el cuerpo preparado para soportar continuamente esos esfuerzos. O se van, o no vuelven como antes. Porque han quemado el potencial sin cuidarlo. Sin protegerse. Voy a dar un pequeño rodeo, últimamente he visto que está de moda entrenar con pesas. ¿Por qué no? También lo intenté sin perder de vista el entrenamiento de protección, sobre todo porque representaba un porcentaje mínimo de mi investigación, ya que la belleza del Arte del Desplazamiento reside en el uso y la optimización de lo que ya existe. Con Yann, Chau y Williams nos adelantamos a la hora de entender el medio ambiente utilizando y reciclando los recursos existentes, y sin saberlo iniciamos una pequeña revolución cultural al llevar la actividad física al exterior, evitemos llevarla al zoo. Vale, me he perdido…

En el momento de la lesión es muy importante mantenerse en su zona de confort si no se quiere dejar de moverse para siempre. Cuando estoy en ese tipo de situación me mantengo por debajo del umbral del dolor. El entrenamiento tiene éxito si no empeoro la lesión, así que limito el impacto. He tenido en cuenta la lesión porque además de frenar la progresión, deja una o varias señales en el cuerpo, tanto ahora como en el futuro. Llegamos a olvidarla pero nos llamará la atención un día u otro, como el acreedor. ¡Y sí! Así, se convierte en un punto de debilidad permanente y latente, no sólo para la parte dañada sino para todo lo que la rodea. Por ejemplo, en un esguince de tobillo, no sólo la articulación está comprometida, sino toda la pierna hasta la espalda. Además, puede socavar nuestras creencias, es decir, nuestras certezas. Para mí, e imagino que para todos los que tienen una visión a largo plazo en el movimiento, el cuerpo es un rompecabezas: falta una pieza y no hay equilibrio.

Cuando me entreno o entreno a otros no busco la estética sino la ARMONÍA, por razones que explico en mi filosofía de la transmisión. La diferencia es abismal.

Por muy variado que sea el Arte del Desplazamiento, tenemos afinidades en el movimiento, instintivas o condicionadas por nuestra identidad motriz natural. Una preparación física general nos permitirá armonizar el vacío técnico y físico resultante de nuestras preferencias. Tuve la suerte de no recibir ninguna ayuda de la genética, así que tuve que trabajar mucho. Un mal para un bien, aprendí la determinación, el valor del trabajo y el compromiso. Mi otra ventaja fue comprender rápidamente que nuestra práctica es muy exigente desde el punto de vista físico y que los saltos consumen pero no preparan el cuerpo, especialmente las articulaciones, como todos los deportes que consisten en correr, saltar y hacer cambios bruscos de apoyo o de dirección. Es imposible ignorar el falso debate entre cantidad y calidad, como si tuviéramos que hacer una elección radical y definitiva entre estos dos tipos de ejercicios. Todo es posible. Cualquiera que realmente pase tiempo en el campo sabe que tienen la misma importancia. Con el tiempo, por ejemplo, se cultiva la voluntad y el espíritu de determinación, terminar lo que se ha empezado no está tan extendido como se podría pensar. Menos aún el no abandonar cuanto el viento sopla en contra.

En la preparación física distingo entre ejercicios específicos y generales. El problema es que los primeros están muy a menudo dictados por las redes sociales o por YouTube, por un impulso o por una moda, y no por una búsqueda personal o por la conciencia de las carencias. Los segundos tienen como objetivo proteger el cuerpo y construir una armadura natural, no son realmente sexys. Con esto en mente creé mi entrenamiento 101, originalmente llamado «Body Armor» pero muy rápidamente rebautizado como «cuadrupedia de la muerte» tan pronto como lo compartí. Mi rutina consistía en no depender de ningún tipo de equipamiento, realizable en cualquier lugar y en movimiento. Recientemente, Body Armor se convirtió en mi «cita con el fisioterapeuta», con el objetivo de recomponer todas las partes del cuerpo durante el fin de semana.

Sé que ocurre como con un pelo en la sopa, pero para aclarar, el ejercicio es sobre todo una INFORMACIÓN para mí. Informo al cuerpo y a la cabeza de las posibilidades de movimiento.

Ante los nuevos retos uno tiende a afirmar con bastante facilidad:

-¡No puedo hacerlo, no tengo la fuerza necesaria!

-¡No puedo, me voy a joder!

Sin información, el cuerpo y la cabeza tienen un margen de maniobra reducido, lo que genera un estado carente de conciencia objetiva. Después de crear estímulos y un poco de práctica se puede hablar de capacidad o incapacidad. Un razonamiento que aplico en mi práctica diaria, no sólo cuando entreno a otros, haciendo un trabajo constante de redescubrimiento y diversificación de las funciones del cuerpo. En mi enfoque personal, practicante o entrenador, tengo cierta tolerancia al error, al aterrizar un salto no debemos adelantarnos con las rodillas y perder la tensión muscular que las protege, sí es el clásico de los clásicos para principiantes… De hecho si ocurre no es un drama, una debilidad puede convertirse en una fortaleza, en este caso informo a las piernas que es posible fallar, así aprenden a defenderse y reaccionar.


LA EXCEPCIÓN NO DEBE CONVERTIRSE EN LA REGLA, ESO ES TODO.

Durante una sesión de sentadillas con salto nos encontramos de nuevo con el concepto de toma de información: las piernas desarrollan reflejos de defensa y protección frente al impacto. Unos muslos descomunales que responden mal al impacto, o tarde, sólo sirven para rellenar unos pantalones demasiado anchos. (Para mí hay dos tipos de reflejos de defensa: el protector y el inhibitorio, ya hablaremos de ello un día). Tengo que dar un pequeño rodeo, otro más, y recordar que me formé con Yann y luego me inspiré en Chau y Williams. Ninguno de nosotros seguía una moda, un estado de ánimo, nos preparábamos para la vida que venía.

En mi opinión, un entrenador debe ser capaz de identificar las zonas de confort, trabajo y estrés de cada persona a la que entrena, independientemente de la disciplina. Cuando te entrenas solo, es la misma historia. Hay que encontrar el nivel adecuado de compromiso y resistencia para estar presente en el momento y en la acción. De lo contrario, corremos el riesgo de debilitar la motivación y el interés por actuar, lo que llevaría a una fea restitución, que podría conducir a medio plazo al cansancio, si no a la repugnancia hacia el movimiento. Entrar en la zona de trabajo significa encontrar una resistencia, una cierta dificultad que requiere una movilización fuerte, pero no máxima, del cuerpo y la mente. Se desarrolla así una cultura de combate y de confrontación hacia uno mismo y hacia la adversidad, por lo tanto una notable tenacidad con posibles aplicaciones en la vida cotidiana.

Cualquier persona con mucha experiencia tiene que jugar con sus certezas y aportar razonablemente la duda. Personalmente, intento romper la monotonía del entrenamiento haciéndolo evolucionar o importando regularmente retos aceptables. Mi objetivo es romper la naturaleza hipnótica de los ensayos y recordar la atención de la mente constantemente. Además, al aprender nuevos movimientos o técnicas se mantiene un alto nivel de motivación. Dije que consideraba el ejercicio sobre todo como información, cuanta más información entreguemos al cuerpo y a la mente, más instrumentos tendremos para expresarnos. Y cuanto más desarrollemos una facultad de adaptación y aumentemos la capacidad de respuesta a las nuevas demandas. Quizás un nuevo deporte para los que quieran seguir explorando. Un principiante debe capitalizar sus certezas antes de cuestionarlas, lo que le permitirá aumentar su confianza en sí mismo y alcanzar un estado de conciencia objetivo con el tiempo. Este estado se convertirá en una fuerza interior, independiente de los contextos que interfieran con las acciones a realizar.

Durante la transmisión, he identificado el periodo de familiarización, en el que dejo tiempo para experimentar y explorar, hace que el proceso de descubrimiento y posterior comprensión de las propias capacidades sea más fluido y refuerza la sensación de victoria personal. No se trata de hacer creer a la gente, sino de dejarla conquistar. Acompañar. Si somos demasiado académicos e invasivos pondremos al practicante en posición de solamente ejecutar y perjudicaremos la adquisición de certezas. Es un trabajo largo y laborioso, pero es el coste de la educación, un poco caro pero al mismo tiempo no tiene precio para el que se beneficia de ella. Cuando aprendo nuevas técnicas o retomo viejos movimientos olvidados, me quedo en la fase de familiarización, sin obligación inmediata. Por obligación no me refiero necesariamente a un resultado, sino a un compromiso mental. Esta forma de pensar me llevó de forma natural al concepto de RENDIMIENTO INDIVIDUAL, e implica tener en cuenta el punto de partida a la hora de mirar el punto final, así y sólo así puedo dar valor al camino recorrido. Todo ello sin perder de vista el elemento ¡FRUSTRACIÓN! ¡Y sí! La frustración es un paso inevitable cuando aprendemos algo nuevo, debemos recordarlo para no destruirnos a nosotros mismos, ni dejar que los demás se destruyan, con nuestra extrema severidad y nuestras precipitadas expectativas. No olvido que hay cosas peores en la vida que no hacer un salto aunque en ese momento parezca que es lo único que importa. Por supuesto que no seguiremos posponiendo el deber de actuar, de lo contrario no adquiriremos nuestras certezas.


DE LOS ERRORES Y LAS DERROTAS APRENDEMOS, DE LAS VICTORIAS Y LOS TRIUNFOS CONSTRUIMOS.

Pequeño regreso a la motivación, es más estable y sostenible tener objetivos que nacen de profundas aspiraciones personales. Podemos inspirarnos en otras personas oeuf course, pero no deben ser nuestra razón de ser. Es elemental, ¿no?

A menudo hablo y promuevo la noción de grupo, Yamakasi es un grupo, el lema del Arte del Desplazamiento es: EMPEZAMOS JUNTOS Y TERMINAMOS JUNTOS… Pero eso no significa negar la individualidad, al contrario, porque genera un círculo virtuoso: cuanto más fuerte es el individuo, más fuerte se hace el grupo y retroalimenta a los individuos. Aunque sea obvio para mí y espero que para muchos otros, tengo que decir que esta alquimia pone naturalmente a uno u otro al servicio del otro. Dicho esto, estoy convencido de que uno de los secretos de la longevidad es saber entrenar por uno mismo, sin tener que esperar al compañero que un día u otro tiene otra cosa que hacer. Y no hay que lamentarse por ello, así va la vida por mil razones.

Sin el espacio creativo que es inseparable del Arte del Desplazamiento, la actuación individual tendría obviamente menos razón de ser. Fomentar la exploración y el descubrimiento estimula la iniciativa y la búsqueda de soluciones. Más que la adaptación, que tiene más que ver con la reacción, lo que se cultiva es el espíritu creativo. De forma espontánea y sencilla, de forma concreta. Un continuo aplazamiento de las conexiones neuromusculares y de las funciones cognitivas son algunos de los beneficios de este enfoque. Por estas y otras razones considero que la filosofía del Arte del Desplazamiento es la del cuerpo pensante, en oposición por supuesto al cuerpo ejecutor: el cuerpo recita sin buscar posibles soluciones. Por lo general, se trata de posturas de deportes de masas que tienen como objetivo la competición y tienen como referencia el rendimiento universal. Estos sistemas aniquilan la identidad del individuo negándole el derecho a la diversidad. El resultado es un enfoque bastante elitista y poco inclusivo en el que pocos pueden reconocerse a largo plazo. Y sí, la ventana de la superfuerza no es eterna. Creo que la gimnasia tal y como la conocemos es la antítesis del Arte del Desplazamiento. Al igual que la búsqueda exclusiva y frenética de una utilidad cuestionable. La presencia de la parte creativa inherente a nuestra práctica permite al individuo mantener un alto nivel de motivación,y por lo tanto de compromiso. Emana naturalmente un reconocimiento de la actuación individual sin negar la universal.

El trabajo constante, verdadero y concreto del Arte del Desplazamiento entre lo visible y lo invisible, entre el cuerpo y la mente, conduce a una verdadera armonía. Es bastante agotador y requiere una atención constante, pero al mismo tiempo es una fuente inagotable de estímulos. Cada día ofrece la posibilidad de un reto a varios niveles, mental, físico y técnico. Y cada nivel es rico en matices y variaciones.

Una vida no es suficiente para controlarlos.

No hay tiempo que perder.



Laurent Piemontesi.

Artículo original en francés, italiano e inglés: https://esprityamak.com/fr/spirit/longevite/

Traducción de Carlos Javier Ferrero para umparkour.com

Share Button

Comments are closed.